Mi palabra del 2020

22 de enero. Llego tardísimo. Yo quería escribir esto antes de terminar el 2019, para dar inspiración.

Pero, la vida: Las obligaciones, las vacaciones, el retomar el ritmo… Llego ahora y no me rayo, porque va perfecto con el título de mi año:

FLUIR.

Llevo 3 años haciendo este ejercicio (el año pasado lo conté aquí), desde que vi varias versiones de la misma idea pero me cuajó cuando lo leí en el Instagram de Elise Joy. Os la recomiendo mucho si os interesa la organización, terminas proyectos, sacar más del día a día. Yo no me aplico ni el 10% pero me gusta su enfoque. Y los reyes me han regalado su libro, ya os contaré.

La idea es ponerle un título a cada año, para que esa palabra sea tu foco y tu guía. Obviamente, son palabras que siempre te acompañan. El año que viene no será PARAR, la de 2018 fue DISFRUTAR y la de 2019 EXPERIMENTA y las dos plabras me siguen acompañando.

Pero este año es FLUIR porque va a ser una locura. Va a haber cambios muy importantes y quiero fluir con ellos. Que las expectativas de como quiero que sea todo y los “debería” no me bloqueen y me impidan disfrutarlo. Que cada cambio y paso traiga cosas nuevas sin forzar lo que quiero pero no puede ser.

Si os gusta la idea os animo a buscar vuestra palabra (da igual el día que sea, no todo empieza el 1 de enero). Y si me la contáis me haría mucha ilusión!

¡Feliz 2020 desde el día que leas esto!

Tal vez también te interese

Picnic de verano

Este verano he decidido salir de casa, para llevar el color a todas las aventuras que tenemos por delante. Podemos hacer un picnic debajo de casa una tarde después de trabajar, y sentir que el verano es mucho más que las pocas semanas de vacaciones.

Primer curso de Patchwork

Esta semana impartí mi primer curso de patchwork en la Galería Urania de Barcelona. Un centro cívico reluciente y estrenado hace muy poco que no conocía.

Bauhaus XL quilt

Esta manta fue un proyecto especial que hice para regalar en una boda. Me apetecía mucho jugar con piezas más pequeñas, con diagonales y con mi gama de colores tradicional: Mucho azul y blanco pero con toques fuertes de amarillo y rosa.

¿Jugamos?

La segunda colección de Hamabi fue un juego. Inspirada en los dados, las cartas, los puzzles… Con diseños muy sencillos o más complejos, con colores vivos pero matizados, nos dedicamos a soñar.

Primera Colección

La primera colección Hamabi fue un impulso. Una colección sin tema ni orden, pero llena de ilusión y ganas. Con mucho color pero poco presupuesto. Con muchísimo mimo por el detalle pero todavía más que aprender.

2019 Experimenta

¡Feliz año! Este es el primer post en el blog de Hamabi y no sé muy bien por dónde empezar.